Cuando de caminar se trata, las pisadas se nos van enredando en el planeta, somos todo sentidos frente a la novedad, nuevos soles nos cobijarán en la jornada, otras lunas pintarán de escarcha nuestra piel, el paisaje se vuelve enorme ante la mirada, que apenas alcanza a otear con sus ojos niños la incertidumbre de otras latitudes, es cuando quisiésemos tener mil ojos y poder abarcar todo el conjunto que se vuelve esquivo al visitante; sonidos desconocidos se abrirán paso en las ferias, en las fiestas, en la marcha que ha de ser pluma y palabra, nuevos olores y sabores serán el preámbulo de la celebración y las manos, los abrazos… darán apertura al desgaste de los cuerpos.

Poetas

business-3240766_960_720

Ciudades

ecuador-767677_960_720

AUSPICIANTES